... Si echan de menos algo, aquí se queda!


Hoy no ha venido nadie a preguntar;
ni me han pedido en esta tarde nada.


No he visto ni una flor de cementerio
es tan alegre procesión de luces.
Perdóname, Señor: qué poco he muerto!


En esta tarde todos, todos pasan
sin preguntarme ni pedirme nada.


Y no sé qué se olvidan y se queda
mal en mis manos, como cosa ajena.


He salido a la puerta,
y me dan ganas de gritar a todos:
Si echan de menos algo, aquí se queda!


Porque en todas las tardes de esta vida,
yo no sé con qué puertas dan a un rostro,
y algo ajeno se toma el alma mía.


Hoy no ha venido nadie;

y hoy he muerto qué poco en esta tarde.



(De: Los heraldos negros – CESAR VALLEJO)

Comentarios

Entradas populares de este blog

BASES. Copa Virgen de los Remedios 2016

Ronald Companoca: Viajes de un sueño olvidado